Diálogos | ¿Cómo se aumentó la recaudación tributaria en la SAT? el enfoque conductal en políticas públicas
16812
post-template-default,single,single-post,postid-16812,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-9.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive

27 Feb ¿Cómo se aumentó la recaudación tributaria en la SAT? el enfoque conductal en políticas públicas

Guatemala se encuentra en una encrucijada entre el cambio y la estabilidad. Por un lado, tenemos una población urbana en crecimiento con acceso a nuevas tecnologías más interconectada los unos con los otros. Pero al mismo tiempo, persisten viejos comportamientos en nuestro sistema político, caracterizado por un clientelismo que ejerce la grade y pequeña corrupción.

Sin embargo, en el planteamiento del cómo resolver estos problemas complejos nos adentramos al ámbito de la política pública. A partir de ese diálogo se comienza a vislumbrar la diversidad de perspectivas sobre el estudio de las policies.

La política pública pertenece al ámbito de las ciencias sociales que se extiende entre las ramas de psicología, economía, derecho y ciencia política. Dentro de cada una, existe una variedad de escuelas y consecuentemente múltiples enfoques. Mientras unos entienden la aplicación de la política pública desde la perspectiva normativa, otros la interpretan cómo un proceso político. Ningún enfoque está equivocado.

Es en ese amplio espacio donde surge una nueva corriente: las ciencias comportamentales, un enfoque no tan nuevo por su extensa trayectoria, pero novedoso en su aplicación, que ha despertado un interés en el ámbito de la política pública.

Dentro de esa línea de pensamiento surge la organización Behavioral Insights Team (BIT) que forma parte del Gabinete de Gobierno del Reino Unido y se plantea como objetivo aplicar las ciencias comportamentales para mejorar y hacer más rentables los servicios públicos. Hasta el momento han realizado alrededor de 163 pruebas en 25 países alrededor del mundo.

En mayo del 2014 el equipo del BIT impulsó la primera prueba en Latinoamérica en una de las instituciones más polémicas y con más retos en Guatemala, la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT). Ahí, se aplicó la metodología a los contribuyentes que no habían declarado sus impuestos, con el objetivo de alterar su comportamiento y aumentar la recaudación. Este tipo de intervención está basada en una serie de estudios que se hicieron en el Reino Unido y que demostraron tener resultados positivos en dicho país.

En el caso guatemalteco la población del estudio consistió de 43,000 ciudadanos que se dividieron en dos grupos: el grupo de control que no recibió ninguna carta y el grupo de tratamiento que recibió la carta estandarizada de la SAT y las otras cartas rediseñadas por los investigadores. Una de las cartas enviada a los contribuyentes explicaba:

 

“según nuestros registros, 64.5% de los guatemaltecos declaran a tiempo su Impuesto sobre la Renta correspondiente al año 2013. Usted es parte de una minoría de guatemaltecos que no ha presentado sus declaraciones de este impuesto”

 

Este tipo de mensaje alude a la responsabilidad del individuo ante el grupo. Intenta apelar a la presión grupal. Nada de esto se aleja de nuestra realidad. Todos en algún momento hemos aplicado estos atajos heurísticos para motivar a otros a respetar las normas sociales, como también somos susceptibles a obedecer las normas cuando percibimos que otros lo hacen también.

Regresando al estudio, los resultados señalaron que las cuatro cartas rediseñadas basadas en el estudio de la conducta superaron tanto al grupo de control, como al grupo que recibió la carta original de la SAT. En efecto la prueba aumentó la recaudación un 43%. Una cifra nada despreciable.

El estudio de la ciencia comportamental en la política pública utiliza atajos mentales (nudges en inglés) con el fin de guiar la conducta humana. Es un diseño experimental. La prueba evalúa el efecto de la intervención, arrojando estimaciones sobre qué tanto se pudo capturar un cambio. Es importante recalcar que los datos que se utilizan (en nuestro caso el dato sobre porcentaje de ciudadanos que declaran sus impuesto: 64.5%) son reales y no pueden ser inventados. La ética y la veracidad juegan un rol importante dentro de las pruebas por sus consecuencias e implicaciones en la conducta. Por ello, no se fabrica la información.

Amarrando lo anterior, este enfoque conductual se propone corregir las fallas en el gasto y el servicio, incluso ofrece una oportunidad para recolectar evidencia para la toma de decisiones. Es una propuesta innovadora en muchos sentidos. Disminuye la brecha entre gobierno y ciudadano al recoger evidencia sobre el agregado de las decisiones individuales. Más importante ofrece una oportunidad para proponer cambios con costos bajos.

Para países como Guatemala esto tiene grandes implicaciones. Nuestro débil Estado requiere de grandes cambios estructurales para acatar los problemas complejos que siguen presentes en todas las instituciones del país. No obstante, impulsar el cambio desde esa perspectiva no solo involucra una perpetúa lucha política, sino también es una apuesta a largo plazo donde los efectos se verán, sin garantías, en el futuro.

Claro, necesitamos de grandes cambios, pero al mismo tiempo debemos trabajar en la inmediatez. El enfoque de las ciencias comportamentales aplicado a las políticas públicas nos ofrece la posibilidad de alejarnos de la inmovilidad y comenzar con una innovadora acción.

 Los investigadores del Behavioral Insights Team darán seguimiento a su trabajo en la SAT en un proyecto que involucra a 800,000 ciudadanos. En vista del éxito anterior, podemos esperar grandes resultados en este próximo proyecto que podrá arrojar luz sobre la conducta tributaria de los guatemaltecos. A lo mejor en un futuro otras organizaciones locales podamos sumarnos a esta metodología y ofrecer más innovación dentro del abundante campo de políticas públicas. Y así, replantear muchos enfoques que puedan oxigenar el sistema político guatemalteco.

 

Print Friendly
Sofía Montenegro
smontenegro@dialogos.org.gt

Licenciada en Ciencia Política. MSc en Opinión Pública y Comportamiento Político por la Universidad de Essex. Ejerce en el campo de la docencia en cursos de metodología y análisis de redes sociales (@smontenegrom)

No Comments

Leave a Reply

Watch Dragon ball super